Inicio > Arte y Cultura > Cultura
Cultura
Municipalidad de Juticalpa, Olancho
Rubén Darío Paz
02 de agosto del 2016

Elegante inmueble edificado a inicios de 1810, consta de dos plantas e igual numero de corredores. En su portada principal destacan 13 pilares octogonales sin incluir los extremos. Mide casi 48 metros de largo y 13.65 de ancho.

Actualmente alberga todas las oficinas municipales correspondientes, y da cabida a una serie de oficinas de instituciones que fortalecen el desarrollo departamental. Esta municipalidad guarda un importante archivo histórico, necesario para comprender parte del devenir histórico de nuestro país.

El Cerrito de la Cruz
Anónimo
02 de agosto del 2016

El Cerrito de la Cruz, como comúnmente lo conocemos, también es un paraje natural de recreación para todos los juticalpenses.

Haciendo remembranza de este lugar, podría decirse que tiene fecha histórica; pues cada 11 de diciembre, época en que celebramos la feria patronal de la Virgen Inmaculada Concepción, los habitantes de Mamisaca, que también celebran el día de la Virgen de Guadalupe, acostumbraban sacar en procesión, a los niños disfrazados de inditos, a las 03:00 de la tarde, caminando hacia el Cerrito de la Cruz.

Este lugar era muy codiciado por los chiquitines debido a la cosecha de petatillos, arrayanes, y guayabas, frutas que los niños de la escuela salían a cosechar en grandes barcos llamados calabazas.

En el Cerro de la Cruz existe una casa, muy visitada por las personas que llegaban al lugar, esta casa era de Doña Inés Cubas, cuyo patrimonio era hacer dulces como: Confetillos, Pan de Rosa, Tabletas, Zapotillos, etc. Y algunas horneadas como: Pan Dulce, Semitas, Marquezotes, Rosquetes, Mascaduras y Galletas.

También estaba Inesita, vecina del cerrito, una obrera incansable con su labor y trabajo tesonero. En el patio de la casa de Inesita, había un árbol de negritos, que cuando estaba en tiempo de cosecha los chamacos subían al cerrito, auxiliados por un vecino del lugar llamado Mingo Cañas, quien iba a sacudirles el árbol de negritos, y luego se aglomeraban todos los niños para recoger la fruta, manchando sus uniformes, vestidos, camisas etc.

El Cerro de la Cruz podría ser considerado como una reliquia cultural.

Gastronomía Olanchana
Darío Euceda Roque. Libro: "Olanchano". Relatos Regionales
08 de abril del 2016

TAPADO OLANCHANO

Los olanchanos tenemos que rendirle tributo a este típico, suculento y soberbio sabor u ofrecimiento de nuestra cocina regional. Es un delicioso regalo alimentario que se agrega a las costumbres, usos y valores que forman parte de nuestro orgullo departamental y, un olanchanísimo aporte a la cultural gastronómica nacional.

Nuestros antepasados no tuvieron que pedirle formulas a nadie ni portar exóticas esencias o llamativos colorantes para darle sabor a la vida. Basto la sabiduría de unas necesidades regionales ancestrales para hacer prevalecer lo nuestro, para ofrecerle al resto de los siglos ese singular regalo al paladar, conocido genéricamente como tapado olanchano.

Precisamente su nombre se origina o viene del proceso de preparación a base del vapor de la olla que invariablemente tiene que estar tapada, o sea que allí se utiliza el principio de la moderna olla de presión.

El tapado olanchano es el ingenio de nuestros antepasados frente a la abundancia de carnes, recordemos que la típica hacienda olanchana desde la época colonial fue un centro productor agropecuario (carnes, leche, quesos, mantequilla, aves, huevos, granos, leña, dulce de panela, cueros, cebo, plátanos, etc.) que abastecía al pueblo o ciudades cercanos y al no encontrar otros mercados donde vender sus excedentes se convirtió en centro de autoconsumo.

Es allí donde nace la idea de combinar las carnes de res y cerdo: tajo gordo salado de res secado al sol, revuelto con costilla, pellejo y chorizos de cerno, yuca, plátanos verdes y maduros, todo esto tapado con cascaras de plátano en una gran olla: he ahí el obsequio olanchano a la patria.

Este plato al servirlo, caliente, humeante, y alegre se acompaña con una jícara de chilate que se hacienta en un “yagual” frente al invitado.

De remate se le obsequia con una olanchanísima rosquilla en miel para que todo aquello baje.

Salud Olancho! Saludo Honduras!

Otras Comidas y Postres Tradicionales de Olancho
Tanny Ortega
08 de abril del 2016

Como parte de nuestras costumbres, los olanchanos consumimos alimentos propios de nuestra región; como la Sopa de Olla, la Sopa de Mondongo, la Gallina india en arroz de maíz, la Chanfaina, el Estofado, la Sopa de frijoles con carne salada...entre otros.

Y por supuesto, los postres, panes y dulces que nunca faltan en nuestra mesa olanchana: Pasteles de cazuela, Colmenas, Pan de rosa, Rosquilla en miel, Torrejas, Arroz con leche, Mango en miel, Piononos.

Festividades Religiosas
Anónimo
08 de abril del 2016

SEMANA SANTA. TRADICIONES Y COSTUMBRES

La Semana Santa es época de vacaciones y al igual que otras, se practican actividades, se disfruta de alimentos poco comunes que en otro momento del año.

En casi todo el mundo se celebra la Semana Santa; para unos es tiempo de reflexión, recogimiento y regocijo con Dios, para otros es una semana de celebración en familia o amigos y hasta espacios de placer. Sin embargo, Juticalpa está compuesta por una población mayoritariamente religiosa por lo que celebra fervorosamente cada día de esta semana.

COMIDAS Y BEBIDAS EN SEMANA SANTA.

En Semana Santa la población prefiere consumir alimentos específicos; como el pescado preparado en diferentes formas, rosquillas y plátanos en miel, las famosas torrejas cocinadas con pinol y el famoso pan de yema.

También es costumbre saborear el tradicional vino de coyol; única bebida embriagante que se produce en Olancho, pero que su consumo es mas difícil , porque el árbol del cual se extrae esta en peligro de extinción.

PROGRAMA DE LA IGLESIA EN SEMANA SANTA

El domingo de ramos, los devotos marchan públicamente portando ramas de palma en las manos e interpretan "El Paseo del Burrito" en representación de la entrada triunfal de Jesús a Jerusalen.

El Miércoles Santo se reúnen todos los sacerdotes asignados a la diócesis de Olancho para celebrar la Misa Crismal.

El Viernes Santo la Iglesia hace una representación de "El Viacrucis de Jesús" y por la noche se reflexiona sobre su "Santo Entierro".

El sábado es la bendición del fuego y el agua, finalmente el Domingo se realizan "Los Encuentros".

El Olanchano
Darío Euceda Roque. Libro: "Olanchano". Relatos Regionales
08 de abril del 2016

Olancho es mundo abierto al infinito.

Ser olanchano significa responsabilidad frente al espacio verde de su suelo; es depositar su palabra en la bóveda del cielo.

Los olanchanos enarbolan su bandera de dignidad y orgullo.

Olanchano es la proclama gallarda y virtud de su existencia.

Ser olanchano es motivación existencial con nombre y sin apellidos.

Los olanchanos venden caro el nombre, el surco, el fruto de su tierra.

Olanchano es suma, sentimiento, un todo.

Ser olanchano es vivir el sublime beso materno, el supremo abrazo paterno y el pleno encuentro fraterno. Es retar el presente y visualizar la grandeza del futuro.

Los olanchanos nacen, viven y mueren por su patria chica, resucitan en su propia tierra.