Inicio > Arte y Cultura > Olancho en la Historia
Olancho en la Historia
Historia de Manto, Olancho
Rubén Darío Paz
Olancho: Entre imágenes y palabras
02 de agosto del 2016
Pagina 1 de 1

Manto, figura en el listado de pueblos más antiguos de nuestro país, se menciona desde temprano en documentos coloniales, relacionados en su mayoría con las primeras campañas de colonización entre el siglo XVI y XVIII respectivamente. El investigador Mario Argueta, nos ilustra "Francisco Godoy tenía 20 indios tributarios en Manto Calona" (Calona), es un caserío próximo al actual municipio, y según relatos del historiador Heriberto Rodríguez, en el sitio se han encontrado vestigios de un asentamiento indígena y restos de minas abandonadas. Otras fuentes que datan del siglo XVII, apuntan que Manto fue encomienda, inicialmente de Alonso Antonio Oseguera, y más tarde de Jacinto Roco de Mocosso, este último dueño de la mitad de Manto se le denominó como Cabecera de Partido de Olancho, pero sí las fechas en que alternó dicha categoría con Juticalpa, hasta que esta última en 1865, pasó en forma definitiva a ser cabecera departamental.

Por otra parte el padre Vallejo al referirse a Manto nos recuerda "En los primeros años de la coloia este pueblo fue la cabecera del partido de Olancho. En el año de 1828 y 29 fue quemado por haberse rebelado contra la autoridad legítima. Otro tanto le aconteció en 1865 y por iguales causas; pero a pesar de sus amargas vicisitudes, el pueblo se reconstruyó en breve, en ambas ocasiones, (...) su clima es delicioso, sus aguas excelentes. Sus terrenos fértiles y regables, sus habitantes se dedican a la cría de ganado y agricultura".

Manto, tomo mayor incidencia en la historia patria, por los trágicos sucesos de la década de los años setenta del siglo XIX. Existen varias versiones sobre los acontecimientos armados del sesenta y cinco, como criterio entre historiadores. Lo que no se puede descocer en la inconformidad popular ante arbitrarias medidas del gobierno de José María Medina, y que el rumbo de los acontecimientos tubo efecto negativo no solo en Manto, sino que también en varios de los pueblos colindares, que no permanecieron como simple espectadores.

Es sin lugar a duda, el movimiento armado que se se recuerda en la historia nacional, es alii donde se destacó Serapio Romero (Cinchonero), caudillo oriundo del aldea de la carta, ahora aldea de Guarizama.

Cinchonero logro agrupar un importante número de pobladores y se enfrentó a las tropas del gobierno exigiendo entre otras cosas la Abolición de los diezmos. El incidente alcanzo muchas notoriedades y varios pueblos se sumaron al levantamiento de Chinchonero, fueron incendiados, sus economías debilitadas y sus líderes junto a muchas otras personas fueron fusilados y ahorcados, en juicio al margen de la ley. No se tiene cifras exactas sobre el número de ahorcados, tampoco los daños materiales y económicos, por lo que el tema amerita mayor información.

La figura controversia Serapio Romero- Cinchonero, ha sido vista por algunos como un simple revoltoso, otros como héroe de una destacada gesta popular, sin embargo, lo que no podemos desconocer es que Cinchonero y sus seguidores un sitial de honor en la historia hondureña, y que desde el imaginario popular aún se guarda y se recrean valiosas anécdotas.

Después de más de un siglo haber sucedido el levantamiento de Chinchonero, grupo de hondureños, a inicios de la década de los años 80 del siglo pasado, tratando reivindicar su figura, fundaron un grupo guerrillero.

Actividad Económica; Las actividades de mayor importancia son las siembras de granos básicos, y alcanzan notoriedad departamental los valles de Jimasque y Amacuapa, sobre todo por su gran producción de maíz y frijoles.

Atractivos Turísticos; En la quebrada de Willes se encuentra un pequeño salto de agua conocido popularmente como la catarata. Para legar al sitio es preciso tomar una carretera de terracería de casi siete kilómetros, luego es preciso tomar un camino paralelo al curso del caudal, y después de casi una hora caminando hacia arriba, se llega al mencionado lugar. Durante la época veraniega son ciertos de mantuanos los que acuden al lugar, sobre sobre todo para disfrutar la exuberancia del paisaje. En los últimos años y debidos a inmisericordes tala de los bosques aledaños, el caudal ha mermado, aunque son notables los esfuerzos que realizan las autoridades edilicias para convertirlos en un centro turístico.